"Descarga (gratis) tu Ebook + Audio y aprende a usar el poder de visualizar tus metas y sueños"

Lo más valioso de conocer estos resultados es que da luz a 3 creencias que pueden estar limitándote en este momento a que animes finalmente a aplicar al trabajo de tus sueños:

  1. No soy suficiente y el creer que siempre te falta algo más.  Aun cuando no reúnas todos los requisitos, debes confiar en tu capacidad y potencial para lograr cumplir y exceder las expectativas de esa nueva posición que sueñas tener.  Es importante que valores profundamente tu propia capacidad de aprendizaje y los conocimientos, habilidades y talentos que traes a la empresa.
  2. Miedo a fallar. El artículo mencionaba como una de las razones de esta diferencia, es que las mujeres tenemos un mayor miedo a fallar que los hombres. Y reconocer esto es muy poderoso, porque nos permite darnos cuenta que debemos entender que fallar es parte del proceso de aprendizaje, y si aplicas a una posición y no eres aceptada, en realidad no pasa nada, es una experiencia más que te ha permitido crecer y abrirte a nuevas experiencias y oportunidades, además tienes una excelente oportunidad para pedir feedback o retroalimentación y esto te permitiría saber que habilidades con exactitud requerirías para poder aplicar en un futuro a esa posición o a otra similar.
  3. Siempre debes seguir lo lineamientos. Y aunque este es algo que hemos aprendido desde casa y en la escuela, y de hecho la escuela tradicional más nos prepara para seguir lineamientos y directrices que para brillar con nuestros propios talentos y dones.  En la vida real, si te das cuenta, las personas exitosas y que alcanzan grandes objetivos, si es verdad que dan valor a seguir las instrucciones y las guías cuando es necesario, pero también saben perfectamente que hay momentos donde TIENEN que levantar su voz y seguir adelante con lo que creen que es lo correcto hacer o perseguir aun cuando no sea parte de lo que esperan de ella, o de los lineamientos establecidos, tienen MUY CLARO que a veces es importante liderar, influenciar y convencer  de cambiar esas reglas para mejorar, innovar, crecer.  Este mensaje es especialmente para ti si siempre fuiste siempre buena alumna en la escuela. Por lo que debemos internalizar que es importante dejar el miedo atrás a convertirnos en agentes de cambio y desafiar ciertos “lineamientos”, si estamos profundamente convencidas que esto es lo mejor.