"Descarga (gratis) tu Ebook + Audio y aprende a usar el poder de visualizar tus metas y sueños"

Uno de los hábitos que me ha acompañado desde hace muchos años es el de hacer resoluciones de año nuevo, es realmente una actividad que disfruto mucho y me ha traído muchas satisfacciones, sin embargo, recientemente leí un estudio que decía que sólo el 8% de las personas que hacen resoluciones de año nuevo las cumplen y se que en cierto sentido a todos nos ha pasado en algún momento, por eso me anime a compartir con ustedes cinco claves para crear resoluciones de año nuevo año que me han ayudado mucho a mantenerme conectada a mis objetivos de año nuevo:
1.    Define. Es muy importante que puedas precisar que quieres para tu vida en el 2019 y reflexionar sobre que quisieras mejorar o lograr en cada una de las áreas de tu vida (relaciones, salud, profesional, intelectual, espiritual, finanzas, etc.). Te animo a que profundices y realmente redefinas que significa para ti alcanzar el éxito en cada una de las áreas de tu vida, recuerda que lo que significa éxito para otros no necesariamente es igual para ti. La idea es que te veas a ti mismo/a como un ser integral, pues es la única manera de realmente lograr que este nuevo año te traiga esa sensación de plenitud, auto-realización y paz que todos buscamos. De nada vale, por ejemplo, si en este año puse todo mi empeño en alcanzar mis metas intelectuales o profesionales, pero a costa de dañar o sacrificar mis relaciones con las personas que amo o me importan, o sí afecte mi salud por exigirme demasiado. La vida se trata de lograr ese  balance que nos permite sentirnos satisfecho/a con la forma que llevamos nuestra vida.
2.     Escríbelas. Muchas veces nos pasa que nuestras resoluciones de fin de año se quedan en buenos deseos en nuestra mente, y esto no permite que puedan realmente convertirse en un verdadero plan que nos impulse a convertir nuestra vida en eso que realmente queremos que sea. El acto de plasmarlas en papel o en tu computadora es muy poderoso y es el primer paso para lograr que realmente se puedan materializar. Yo particularmente estoy convencida de la importancia de que estas metas queden escritas y
visibles en algún rincón especial de mi habitación de manera de que pueda leerlas al menos una vez al día. Esto te permitirá mantenerte conectado/a a tus sueños y objetivos.
3.      Convierte tus objetivos en pequeñas metas, actividades o hábitos. Por ejemplo, si uno de tus objetivos para este próximo año es mejorar la relación con tus hijos y lo dejas así general, muy probablemente llegue el próximo diciembre y no hayas logrado mayores cambios. Pero si a este objetivo general lo traduces en pequeñas actividades que sean medibles y sean parte de tu agenda diaria, estoy segura que a final de año este objetivo te habrá aportado grandes satisfacciones. En este caso, por ejemplo, podríamos escribir algo como: cada día me dedicaré de manera exclusiva (sin celulares ni otras distracciones) a jugar, conversar y divertirme con mis hijos por 1 hora. Es una meta medible y lo has convertido en una actividad.

Para tu cerebro será claro como pretendes cumplir con este objetivo. No hay ambigüedad.
En el área intelectual un ejemplo de meta específica podría ser: leer un nuevo libro cada mes o realizar ese curso que tanto he querido en el mes de marzo. Por otro lado, si en el área de salud tu objetivo es sentirte más saludable y con energía, es importante que traduzcas este objetivo en metas pequeñas que luego se convertirán en hábitos saludables como: incorporar una fruta diaria a tu dieta o más vegetales en cada plato, no agregar azúcar refinada al café o té y limitar la comida chatarra a máximo una vez al mes, otro ejemplo sería que incluyas en tu agenda espacio para salir a dar una caminata todos los días por 30 min. Por último, en el área de negocios, quizás tu objetivo sea duplicar el número de clientes de tú empresa y las metas específicas serían todas aquellas pequeñas acciones o actividades semanales que te permitirán hacer realidad este objetivo.
4.      Pon a cada mes de este año 2019 una intención especial. Busca o
imprime un calendario mes a mes, y piensa en función de tus objetivos generales y metas específicas relacionadas a cada área de tu vida, que intención o propósito quieres darle a cada uno de los meses del año. Bien sabemos que tener una lista interminable de metas puede ser abrumador, por lo que una recomendación sería tener una intención especial para cada mes del año. ¿Qué quiero lograr este mes? ¿cuál es mi principal objetivo? y ¿cuáles son las 3 actividades principales que me permitirán alcanzar mis
metas? Piensa en este ejercicio como si estuvieras haciendo el Plan Estratégico de tu vida para el 2019.
5.      Agradece.  No todos somos conscientes del gran poder del agradecimiento en nuestras vidas. Crear el hábito de agradecer cada noche por las cosas buenas y no tan buenas que nos ha pasado durante el día tiene un poder transformador, pues no sólo nos hará reflexionar cada día sobre todas esas cosas buenas que nos están acercando a nuestros objetivos y han hecho nuestra vida más feliz, sino también por aquellos reveses que pudieron hacernos sentir un poco tristes o desanimados, pero que al agradecerlos nos fortalecemos, les vemos como maestros para nuestro crecimiento y superación. Agradecer cada día permite eliminar de nuestra vida la negatividad y enfrentar el día siguiente con el optimismo de saber que pase lo que pase, todo estará bien. Agradezcamos este fin de año por todo lo recibido durante el año 2018, por todas las experiencias que nos permitieron crecer y por las metas cumplidas, este es el primer paso para iniciar un nuevo año maravilloso en nuestras vidas.

Deseo de todo corazón que estos consejos te ayuden a iniciar el próximo año con la mejor actitud, enfocado/a en lo que realmente deseas alcanzar y te permitan tener un año realmente extraordinario.
¡Feliz año 2019!