"Descarga (gratis) tu Ebook + Audio y aprende a usar el poder de visualizar tus metas y sueños"

De acuerdo a las investigaciones neurocientíficas se ha demostrado que el “éxito genera éxito” y el “fracaso genera fracaso”.  Tras una serie de experimentos neurocientíficos lograron determinar que, tras fallar en una tarea, tenemos más probabilidades de fallar en la siguiente, pero si TENEMOS ÉXITO en una tarea, tenemos muchas más probabilidades de tener éxito en la siguiente, por lo que el éxito se convierte en una espiral ascendente.

Pero ¿Por qué ocurre esto? Es por la dopamina que es generada en nuestro cerebro como recompensa a nuestro éxito.

Lo maravilloso de cómo funciona nuestro cerebro es que no importa si tuvimos éxito en algo grande o pequeño, nuestro cerebro cuando hemos terminado una tarea, un paso, un objetivo de manera exitosa “sin importar lo pequeña que sea” segrega como recompensa este neurotransmisor dopamina, que nos llena de alegría, motivación y placer. Y nos hace más propensos a tener éxito en la siguiente tarea.

¿Cómo puedo salir del circulo vicioso del fracaso y entrar a la espiral virtuosa del éxito?

Divide tus objetivos, tus proyectos en pequeños pasos, tan pequeños que tengas la seguridad que puedes realizarlos exitosamente.

Esta herramienta la he usado por años en mi carrera profesional, pero también en mis objetivos personales e incluso como mamá de 3 pequeños. Es una de las estrategias que más uso para lograr que se mantengan motivados a aprender con entusiasmo y construir su confianza interna.

Divide tu objetivo en pequeños pasos. Divide lo que tengas que hacer en pequeñas etapas.

Un escritor no escribe su obra maestra de una sola vez. Empieza con una primera idea que escribe en un borrador.

Una escultura no se crea de una sola vez. Empieza con un boceto.

Un niño no aprender a escribir o a leer en un solo día. Empieza aprendiendo que existen las vocales.

Todo es un proceso. Divide el proceso hacia ese sueño dentro de tu corazón, en pequeños pasos, tan pequeños que no sean abrumadores para ti iniciar con ellos y que además puedas aprovechar la magia de la dopamina de nuestro cerebro para seguir adelante un paso a la vez, en tu espiral ascendente.

¿Resonó contigo esta información? ¿Qué opinas? déjame tu comentario aquí abajo.

Un abrazo,

Marysol Materán

La investigación a la que hago referencia la puedes encontrar aquí:

Schultz, W., Dayan, P., & Montague, P. (1997). A neural substrate of prediction and reward. Science (New York, N.Y.), 275(5306), 1593–9.