"Descarga (gratis) tu Ebook + Audio y aprende a usar el poder de visualizar tus metas y sueños"

Hoy quiero hablarles de la resistencia, tal como la define Steven Pressfield en su libro: “La guerra del Arte, rompe las barreras y gana tus batallas creativas internas” y que para mí, es el verdadero enemigo (silencioso, además) del logro de nuestros objetivos y finalmente de nuestro éxito y nuestra realización personal en todos los ámbitos de nuestra vida.

Según Pressfiel la resistencia es “un campo de fuerza irradiando alrededor de un trabajo potencial. Su meta es alejarnos, distraernos, impedirnos hacer nuestro trabajo”

Cuando yo empecé a leer el concepto de resistencia del que hablaba Pressfield, recordé cuando en el colegio estudiaba física y estudiábamos la primer ley de newton, que hablaba de la inercia ¡seguro, la recuerdas! la resistencia que opone la materia al modificar su estado de movimiento, incluyendo cambios de velocidad o dirección y fue muy interesante para mí hacer la analogía entre la resistencia al movimiento que se evidencia en la materia en general, y este nuevo concepto de la resistencia que se evidencia en  nosotros cuando queremos avanzar en nuestra vida, crecer, subir al siguiente nivel en cualquier área de nuestra vida: intelectual, física, espiritual, financiera, relaciones, etc.

Steven Pressfield de hecho enfatiza en su libro en cuales actividades es común ver la aparición de la resistencia:

  1. Intentos por seguir una vocación de escritura, pintura, música, cine, danza o cualquier acto creativo, no importa lo pequeño o poco convencional de que se trate.
  2. La creación de cualquier aventura empresarial o administrativa, con fines de lucro o no.
  3. Cualquier dieta o régimen de ejercicio,
  4. Cualquier programa de crecimiento personal o espiritual.
  5. Cualquier curso o programa diseñado para superar un mal hábito o adicción.
  6. Cualquier tipo de educación.
  7. Cualquier acto político, de moral o de coraje ético, incluyendo la decisión de cambiar por el bien algún patrón de conducta.
  8. Tomar la decisión de hacer algo cuyo propósito es ayudar a los demás.
  9. Cualquier acto que requiere un compromiso de corazón, casarte, tener un hijo, superar problemas de pareja.
  10. Tomar una posición frente a la adversidad.

“En otras palabras, cualquier acto que se opone a la gratificación inmediata en favor del crecimiento, la salud o la integridad a largo plazo. O expresado de otra manera, cualquier acto que provenga de nuestra naturaleza elevada, en vez de baja”

¡Ah Ja! pero si efectivamente la resistencia aparece con más fuerza ante actividades que nos permiten evolucionar, avanzar, crecer, ser más felices y exitosos, entonces porque no tomarla  más bien como una indicación de que mientras más resistencia sintamos a hacer algo, deberíamos ir hacia esa dirección con más seguridad. Tiene sentido, ¿cierto?

Así que la regla que nos propone Steven Pressfield es:

Cuanto más importante sea una llamada para nuestra evolución de nuestra alma, mayor será la resistencia que sentiremos para llevarla a cabo. La resistencia puede servir como guía”

¡Hermoso!

Pero, ¿cuáles son las caras o los síntomas de la resistencia en nuestra vida?

Te cuento de las más importantes:

  1. Postergación. Dejar para más tarde, es la manifestación más común de la resistencia porque es la más fácil de justificar. No nos decimos: “nunca voy a escribir mi sinfonía, en lugar de eso nos decimos, voy escribirla, pero mañana”.
  2. Dudar de ti mismo. Dudar de ti mismo, al contrario de lo que la mayoría piensa, no es malo, no es negativo. Dudar de ti mismo por momentos, es una indicación de nuestras reales aspiraciones y del respeto y amor que tenemos por ese oficio, proyecto, carrera,  que queremos emprender. Lo negativo es dejarnos detener o paralizar por la duda. La clave es evaluar objetivamente la situación, analizar la brecha que nos separa de lo que realmente queremos alcanzar, que habilidades o conocimientos necesitamos y así  planificar una estrategia que nos permita cerrar esas brechas y lo mas importante: IR TRAS ELLO.

No creas el cuento de que las personas exitosas nunca dudan de si mismas, , todos tenemos dudas, en algún momento,  la clave está en no dejar que esto te detenga.

Me encanta esta frase del libro: “el falso innovador confía exageradamente en sus capacidades, el verdadero está muerto de miedo”.

3. Miedo:  Si, el miedo es otra de las caras de la resistencia:  miedo a no poder, miedo a fracasar, miedo al que dirán, miedo al éxito ¡Si miedo al éxito! De este hablaremos en más detalle en otro momento.

Mientras más miedo sintamos a responder a nuestro llamado, más seguros debemos estar que es justo lo que debemos hacer. Si no fuera importante, no sentiríamos resistencia en absoluto. Recuerda la regla: Si es importante para la evolución de nuestra alma, sentiremos resistencia.

4. Necesidad de apoyo: “mientras más energía pierdas buscando el apoyo de los demás, menos energía tienes para realizar tu trabajo”. Es cierto que a todos nos gustaría contar con el apoyo de las personas de nuestro entorno para iniciar nuestros proyectos. Pero, ¿en serio, quieres que esa sea la excusa para no iniciar eso que tanto quieres hacer? ¿dejarás que eso te detenga?

Hay ocasiones en que nadie o muy pocas personas te apoyaran, aun así, por favor sigue adelante, no permitas que eso te detenga.

Pero, aún más importante ¿Cómo podemos  vencer a la resistencia?

1. Conviértete en un profesional: Hablemos de la diferencia entre Profesionales vs. Ameteurs

Antes quiero aclarar que con  profesional no me refiero a que necesariamente tengas un título universitario, puedes tenerlo y aun si comportarte como un amateur. De lo que se trata es que realmente nos comportemos como un profesional en nuestro oficio, en todo lo que hagamos.

Las características de un profesional son:

Un profesional está consciente de la ley de la prioridad: 1. debes saber la diferencia entre lo que es urgente y lo importante. 2. Debes hacer primero lo importante.

Un profesional es paciente: comprende la gratificación a largo plazo, versus el amateur que el exceso de entusiasmo lo puede hacer querer tener resultados muy rápido. El profesional se protege a si mismo recordándose que lo que inicia no es una carrera de 100 metros es un maratón. Guarda su energía y prepara su mente para ello.

El profesional actúa. No espera la inspiración se anticipa a ella. Permite que la inspiración lo consiga trabajando.

El profesional le planta cara al miedo. El amateur piensa que primero debe vencer al miedo, luego puede hacer su trabajo. El profesional sabe que no hay guerrero sin miedo.

El profesional juega con las cartas que tiene: El profesional hace su trabajo en el mundo real, adversidad, malas cosechas, injusticias, rachas de buena suerte, todo es parte del campo de batalla.

El profesional se dedica a dominar la técnica, sabe que si el domina la técnica dará la oportunidad para que llegue la musa.

El profesional no duda en pedir ayuda. Jamás le pasaría por la cabeza que sabe todo lo que hay que saber o no necesita ayuda. Sabe que la posibilidad de aprendizaje es infinita.

El profesional no se toma el éxito o el fracaso de forma personal.

El profesional ama su trabajo y le entrega el corazón, pero es capaz de evaluar su obra objetivamente, no se olvida que su trabajo no lo define. Posee fortalece mental y se valida a si mismo.

2. Empieza hoy.

Y aquí me permito escribir quizás mi párrafo preferido de todo el libro:

“Hay una verdad elemental sobre todo acto de iniciativa cuya ignorancia mata incontables ideas y planes esplendidos, es que en el momento que uno se compromete, en definitiva, la providencia también lo hace. Nos sucede todo tipo de cosas que de otra manera no habrían ocurrido. A raíz de esta decisión se desatan un torrente de acontecimientos. De una nos encontramos con toda clase de incidentes imprevistos, encuentros y ayuda materiales favorables con los que nadie podría haber soñado”

3. Atraviesa el miedo. Da el primer paso. Atraviesa el miedo a las consecuencias de seguir tu corazón, miedo a fallar, miedo a perder, miedo a la humillación, miedo de ser egoístas, miedo a equivocarte… Simplemente da el primer paso con miedo, atraviesa el umbral, y date cuenta que aún con miedo puedes empezar, una vez empieces el miedo desaparecerá.

A partir de hoy, comprométete diciéndote a ti misma, a ti mismo:

“Haga lo que haga no dejare que la resistencia me venza”

Espero esta información sea de tanta utilidad como ha sido para mí.

¡Te mando un gran abrazo!