Esta semana hemos estado todos entretenidos, gracias a una aplicación del celular que se volvió viral, jugando a descubrir como nos veríamos más viejitos,  a los 70, 80, 90 años.  Algunos casos han sido realmente sorprendentes de ver jajaja, seguro muchos tomaron decisiones de empezar un gimnasio urgente o comprar nuevas cremas antiarrugas jajaja. Lo que es indudable es que no ha enfrentado a una realidad  todos vamos a envejecer, todos estamos envejeciendo.

Pero que pasaría si pudiésemos ir más allá y pudiésemos trasladarnos a ese momento y conocer cuales serán esos recuerdos que nos llenaran de mayor dicha y satisfacción cuando lleguemos a esa edad. ¿Cuáles serán esas decisiones que recordarás con más orgullo y felicidad haber tomado y cuales nos darán el mayor arrepentimiento? 

En mi experiencia este es un gran ejercicio que nos planta directamente en lo que realmente es importante para nosotros.

Nadie quiere llegar al final de su vida con arrepentimientos ¿cierto? Todos queremos llegar al final de nuestra vida sintiendo que hemos aprovechado cada segundo al máximo.

El problema es que la mayoría pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en piloto automático, como si vamos a tener esta edad, la misma edad, toda la vida, como si nuestro paso por esta vida no tuviera un final, como si no estuviéramos destinados a envejecer y partir de este plano. Vivimos sin verdadera conciencia de que esta vida, tu vida, es una oportunidad única para ser lo más feliz que podamos, para dejar huella en la vida de otros y para crecer y evolucionar como seres humanos, hacer todo eso que te apasiona y que te hace profundamente feliz.

Pero no, discutimos con la gente que queremos, hacemos cosas pequeñas grandes, tomamos decisiones como si fuésemos a ser eternos en esta tierra, sacrificamos a veces tiempo personal, familiar, de pareja o entregando la mayoría de nuestro tiempo a hacer cosas que no queremos hacer, viviendo en piloto automático, por miedo a enfrentar nuevos retos.

¿Cómo cambiaría tus decisiones, tu actitud, tus hábitos hoy, si le preguntaras a tu Yo futuro, que le haría más feliz recordar que hiciste?

Este es un ejercicio que he hecho desde hace mucho tiempo, se que no es muy convencional 😉  pero yo siento cómo si mi alma estuviera conectada de alguna manera a mi alma futura, de esa viejita paseando por el parque con sombrero y flores, sonriendo al recordar su paso por esta vida. 

Estoy convencida de que todos en alguna manera tenemos esa conexión, porque al final es estar conectado con el propósito que vinimos a cumplir en esta vida.

 Entonces, ¿qué decisión te vas a animar a tomar hoy? 🙂

P.D. ¡No olvides suscribirte a mi boletín semanal!