"Descarga (gratis) tu Ebook + Audio y aprende a usar el poder de visualizar tus metas y sueños"

Ayer inicie un nuevo semestre, enseñando a los estudiantes de maestría de Ecoeficiencia Industrial en la UISEK sobre Optimización de Procesos Industriales.  Esta materia es maravillosa y así se lo trato de transmitir a mis estudiantes, porque en la medida en que cada uno desde su lugar de trabajo, impulse la optimización de los procesos no sólo gana la empresa, gana el país.

Hay una frase que les muestro en la primera clase que proviene de la ONUDI: “No existe ningún país en el mundo que haya alcanzado un alto nivel de desarrollo y progreso sin tener un sector industrial avanzado y desarrollado, basado en la innovación tecnológica, en la generación de conocimiento y, sobre todo, basado en la generación de capacidades en su población y en la educación de calidad”

En esta materia les enseño distintas metodologías matemáticas para optimizar distintos procesos industriales, aprender a maximizar ganancias, producción, a minimizar costos, pérdidas, consumo de energía, emisiones de gases de efecto invernadero, etc. Esta materia realmente me encanta, siento que al ayudarles a aprender algo realmente muy útil para su desarrollo profesional y su capacidad de aportar valor en su trabajo, contribuyo con el desarrollo de un país que me ha abierto las puertas desde hace 10 años.

Sin embargo, hay algo que espero que pronto cambie, no sólo aquí sino en general en el mundo entero, porque las estadísticas en general alrededor del globo son iguales, las clases tienen una participación femenina muy pequeña, menos del 15% de la clase son mujeres. Cuando yo decidí estudiar ingeniería química hace 24 años, algunas personas cercanas me dijeron que no era una carrera para mujeres, hoy estoy tan agradecida de las maravillosas experiencias que haber tomado esta decisión ha dado a mi vida. Recuerdo todavía hoy como en algunas clases, la mayoría masculina era realmente abrumadora. Hoy ya se han hecho muchos esfuerzos para eliminar estos estereotipos sobre que tipos de carreras son de mujeres y cuales de hombres y la participación es mucho mayor. Pero falta mucho, mucho más por hacer. Hoy te quiero contar 3 razones poderosas por las que necesitamos mayor participación femenina en las el área científica y tecnológica (desliza en las fotos):

  1. Actualmente como civilización estamos enfrentando grandes desafíos, entre ellos los relacionados al cambio climático, falta de agua de potable y energía aun en muchas zonas rurales, enfermedades, pobreza. Problemas que sólo encontrarán solución a través de soluciones científicas innovadoras y creativas. Se ha demostrado que los equipos donde hay más diversidad, la generación nuevas ideas y la creatividad es potenciada, porque se miran los problemas desde una perspectiva más amplia, profunda e incluyente.
  2. Las mujeres corresponden al 50% de la población mundial, si sólo  dejamos esta área del conocimiento mayormente a los hombres, estamos avanzando mucho más lento y muchas veces de manera sesgada en la necesidad de brindar las soluciones, que tanto el planeta, como la humanidad necesitan.
  3. Necesitamos hacer más visible el trabajo de las mujeres en estas áreas porque las niñas al no ver referentes, de manera inconsciente, tienden a eliminar esas posibilidades entre las respuestas a una  de las preguntas más importantes: ¿qué quieres ser cuando seas  grande?