"Descarga (gratis) tu Ebook + Audio y aprende a usar el poder de visualizar tus metas y sueños"

¿Cuál es la personalidad de los emprendedores resilientes? ¿Qué es eso que tienen que les permite salir ganando en medio de las más grandes dificultades? ¿Qué les hace invencibles ante la dificultad? ¿Por qué siguen adelante cuando todos alrededor se dan por vencidos?

Recientemente tuve la valiosa oportunidad de entrevistar para mi Podcast a la psicóloga clínica española Lidia Martin, con más de 20 años de experiencia profesional y autora de un libro que me pareció muy interesante: La personalidad resiliente. Estuvimos hablando sobre lo que hace que algunas personas puedan salir transformadas positivamente y fortalecidas ante situaciones de gran dolor o dificultad, y otras sencillamente se vean derrotadas ante las mismas circunstancias.

Me pareció un tema fascinante y poderoso, porque sabiendo cuales son las piezas que arman el rompecabezas de la personalidad resiliente, ¿qué tal si decidimos cultivar en nuestra forma de ser cada una de estas cualidades mencionadas por Lidia en su libro? ¿Podríamos así aumentar nuestra probabilidad de éxito en medio de las adversidades de la vida? Son todas preguntas en las que estuve reflexionando y quiero compartirlas contigo hoy.

En estos momentos, todos alrededor del mundo estamos pasando por una prueba importante de resiliencia. El Covid-21 ha golpeado fuertemente con una crisis sanitaria y económica a nivel global, convirtiéndose muy probablemente en la más grande vivida por el mundo en los últimos 100 años.

Para los emprendedores ha sido una gran prueba a su capacidad de salir adelante y reinventarse. Muchos nos hemos visto en la necesidad de modificar nuestros modelos de negocio, redefinir o cambiar nuestros productos o servicios, incluso tomar la decisión de cerrar temporal o definitivamente.

De acuerdo a la Sociedad Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) la resiliencia es “el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera una bola o un resorte.”

Nuestro músculo de resiliencia, incluye comportamientos, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por todos, sin distinción. Así que, si en estos momentos te has sentido tambaleado o derrotado por las situaciones difíciles que te están tocando enfrentar, sin saber qué próximos pasos dar o cómo salir adelante con tu negocio o emprendimiento, ten la confianza que, si trabajas intencionalmente en aumentar estas 7 habilidades que te mencionaré enseguida, cada día te sentirás más fuerte y capaz de cosechar éxitos y oportunidades aún en los momentos más duros.

  1. Capacidad de análisis: Se que, en momentos de gran dificultad como estos, a nivel emocional te puedes sentir frustrado, ansioso o abatido y esto puede estar disminuyendo tu capacidad de analizar la situación con cabeza fría.  Pero es cuando más necesitamos respirar profundamente, volvernos a centrar y permitirnos tomar el tiempo necesario para analizar la situación que estamos enfrentando.

El primer gran paso es detenerte a pensar con objetividad y hacerte preguntas que te ayuden a identificar las posibles alternativas de solución, con qué recursos cuentas, establecer prioridades, etc.

Tu capacidad de análisis es una habilidad que te permitió emprender, definir un plan y sacar al mercado un negocio al servicio de otros. No permitas que el estrés de la situación, nuble tu capacidad de análisis. Necesitas contar con ella hoy más que nunca.

  • Afrontamiento activo.  Esta cualidad es muy poderosa, y yo creo que aquí reside la magia de un verdadero emprendedor resiliente.

En medio de cualquier crisis es bastante común encontrar dos tipos de personas: (1) las que se declaran victimas de la situación, por lo tanto, se sientes indefensos ante la misma e imposibilitados para hacer algo que les permita cambiarla o mejorarla y en el otro extremo, (2) tenemos a los que se proclaman dueños de su destino, e invencibles, que incluso niegan la magnitud de la crisis e ignoran todos los problemas. Se que todos conocemos gente en ambos extremos, incluso quizás nos hemos visto siendo uno de los dos. Pero cualquiera de estos dos extremos no te permitirá afrontar esta crisis positivamente y encontrar oportunidades de crecimiento en ella.

El primer paso para cultivar esta cualidad en nosotros, es practicar la ACEPTACIÓN. Aceptar lo que no podemos cambiar, nuestras circunstancias, en este caso la pandemia, nos permitirá evitar desgaste, molestia y sufrimiento innecesario. Entonces en vez de repetirnos continuamente ¿por qué paso esto? ¿Cuándo terminará? Simplemente aceptemos que esto está pasando, son nuestras nuevas circunstancias, analicemos los efectos en nuestros negocios y emprendimientos, y tengamos una actitud proactiva preguntándonos cómo podemos encontrar soluciones a los nuevos desafíos y retos.

  • Flexibilidad: ¿Cuánto daño en nuestra vida puede hacernos tener una mentalidad rígida ante la vida? Hace un tiempo escuche en una clase de neurociencia aplicada, sobre los términos: Fix mentality (mentalidad fija) y Grow Mentality (mentalidad de crecimiento) Las personas con mentalidad fija son los que creen que nacieron de una manera y ya no pueden cambiarlo: soy malo para los idiomas, y eso significa que nunca tomaran una clase; mi negocio lleva 5 años funcionando de esa manera y no tengo por qué cambiarlo. Los líderes que fueron capaces de ver las ventajas que la tecnología ya ofrecía mucho antes de la pandemia y brindaban flexibilidad laboral a sus trabajadores, contaron con un personal mucho más preparado y eficiente para el trabajo remoto al inicio del confinamiento, por lo que lograron evitar importantes pérdidas económicas en sus empresas al continuar al mismo nivel de productividad desde sus casas, a diferencia de los que seguían aferrados a los esquemas laborales convencionales y se negaron a ver las nuevas oportunidades.

Mientras las personas con mentalidad fija se resisten al cambio, los de mentalidad de crecimiento son flexibles a los cambios, por eso es una gran cualidad buscada por head-hunters en el mundo de hoy. Las personas con mentalidad de crecimiento, saben que cualquier habilidad o aprendizaje necesita tiempo, puede ser que todavía no lo tengas dominado, pero en algún momento, si sigues persistiendo, lo lograras.

Todos queremos trabajar con gente que se adapte a las nuevas circunstancias, porque sabemos que el mundo en el que vivimos hoy cambia a una gran velocidad. Se que el cambio y la incertidumbre nos puede causar cierto nivel de ansiedad, a nuestro cerebro no le gusta la incertidumbre, pero aferrarnos a lo viejo, a lo que siempre hemos sido o hecho, no nos ayuda a avanzar y crecer como personas y emprendedores.

  • Creatividad. Hoy más que nunca es importante confiar en la extraordinaria capacidad de los seres humanos para idear soluciones no convencionales a grandes problemas. Muchas personas no se creen creativas porque no están en la industria de las artes, pero la realidad es que en todas las profesiones y negocios la creatividad es una habilidad indispensable. La creatividad no es un don de pocos, es un músculo que todos debemos y podemos ejercitar, y generalmente nace tras momentos de trabajo, dedicación y constancia. Como dijo alguna vez, el célebre Pablo Picasso: “si llegan las musas, que te pillen trabajando”.

Confía en tus ideas, y proponte cada día el ejercicio de pensar en nuevas formas de solucionar los problemas a los que se están enfrentando tus clientes. Es una excelente forma de potenciar nuestra capacidad para encontrar soluciones creativas e innovadoras a las crisis.

  • Valentía: Las personas emprendedoras tienen un alma valiente, y todos sabemos que esto no significa que no hemos sentido miedo al iniciar nuestros negocios, pero hemos sabido gestionarlo a nuestro favor. No nos hemos dejado paralizar por él. Pero esta valentía es especialmente necesaria en momentos de gran incertidumbre y caos como los que puedes estar viviendo en este momento. Ser valientes nos hace saber que, aunque no podemos controlar nuestras circunstancias externas, la forma como respondemos ante ellas si está bajo nuestro control. Así que lo mejor que podemos hacer es asumir responsabilidad en los resultados que estamos obteniendo, plantear una estrategia y un mapa de ruta, salir a la acción y levantarnos con coraje tantas veces sean necesarias.
  • Optimismo Inteligente: El optimismo inteligente nos invita a no perder la esperanza y a tener una visión positiva del futuro, más allá de las de las circunstancias actuales, sin dejar de ver la realidad tal y como es. Es capaz de apreciar y agradecer por lo bueno del presente, que muchas veces tomamos por sentado. Al contrario, el pesimista, no puede dejar de enfocarse en lo negativo de la situación, por lo que pierde toda posibilidad de ser feliz y sentir bienestar cuando las cosas no salen como esperaba, además deja de ver oportunidades y soluciones. El optimista inteligente sabe que una mentalidad y estado emocional positivo es clave para enfrentar exitosamente las dificultades, el no perder la esperanza hace que nuestro cerebro se mantenga activo y motivado en encontrar soluciones innovadoras a los problemas que enfrentamos.
  • Inteligencia emocional: Ser inteligentes emocionalmente significa ser capaz de observar, interpretar y reconocer nuestras propias emociones y las de otros. Sabiendo que nuestras emociones nos brindan información valiosa de lo que es importante para nosotros, pero que no es todo lo que debemos considerar para tomar decisiones. Es normal que, en momentos como estos, podamos sentirnos abrumados por tantos cambios y el temor a sufrir consecuencias a nivel de salud o económicas por la pandemia. Sentirnos abrumados, con miedo o ansiosos por momentos es normal. Ahora lo importante es reconocer esas emociones, mirar de donde vienen y mantenernos realmente enfocados en el presente. Muchos de estos miedos y ansiedad vienen de que nuestra mente está enfocándose en los peores escenarios posibles, y la mayoría de las veces estos tienen la menor probabilidad.

Considerar y expresar nuestras emociones, sin dejar que estas sean las que lideran nuestra vida, es una habilidad muy importante como emprendedores. Somo nosotros lo que debemos liderar nuestra vida y nuestros emprendimientos. 

Tener estas 7 cualidades en mente: Capacidad de análisis, Afrontamiento Activo, Creatividad, Valentía, Optimismo Inteligente e Inteligencia emocional y hacerlas presente en mi día a día, en mi forma de responder ante la crisis, ha sido de gran ayuda para seguir avanzando en medio de la incertidumbre. Mi deseo es que también sean de gran valor para ti, y te ayuden a fortalecer al EMPRENDEDOR RESILIENTE que ha estado siempre dentro de ti.