¿Cómo tener una entrevista de negocios/trabajo virtual con 2 niños de 4 años en casa?

Sí, sé que puede parecer que estoy hablándoles de hacer un deporte extremo jajaja, yo misma creía que sería misión imposible hasta el momento de la entrevista. Pero, aun así, no me quedo otra que lanzarme a la experiencia. Esta semana me pidieron una llamada telefónica desde México para poder conversar de una oportunidad de colaboración, no dude en aceptar la oportunidad de la entrevista, pero sabía que se me complicaría por el hecho de que estoy sola esta semana y mis hijos están de vacaciones y en casa, pero decidí establecer una estrategia, basada en 3 factores: Comunicación, Planificación y Fe en los milagros jajaja.

  1. Comunicación: No quise esperar a última hora para decirles. Así que ayer antes de la hora de dormir, hable con mis mellizos de 4 años, les dije, casi casi como si hablara con cualquier adulto, que en la mañana necesitaría que me ayudaran, porque iba a tener una llamada de trabajo importante en la computadora y necesitaba poder conversar con tranquilidad. Les dije que llevaríamos a Mathías a su campamento y luego de allí llegaríamos a casa y tendrían que ayudarme para quedarse tranquilitos (en decir, sin gritos, pataletas, ni peleas) en su cuarto jugando o viendo una peli, lo que decidieran, mientras mamá atendía esa llamada.
  2. Planificación: Sabía para que en realidad pudieran quedarse tranquilos por ese espacio de tiempo sin necesitar me ayuda y atención, tendrían que estar sin hambre, de buen humor y entretenidos, así que me asegure que no tuviesen hambre, jugué un rato con ellos antes, les deje en el cuarto con los juguetes preferidos y además les pregunte que película quería ver. Todo esto mientras, ya tenía preparada mi computadora para la llamada virtual, había hecho prueba de audio, sonido y video, 20 min antes de la llamada.
  3. Fe: creo que aquí lo más importante es la Confianza, yo decidí confiar en que si lo íbamos a poder lograr sin contratiempos, y realmente fue así. Creo que transmitirles la confianza de que realmente creía que podía contar con ellos creo el milagro.

Finalmente llego el momento de la entrevista, todo resulto super bien y al final entre al cuarto de Amaia y Noah a decirles que ya mamá había terminado la reunión y que ya podían salir de su cuarto, ellos estaban felices, me dijeron que se quedarían un ratito más allí jugando y luego salían. Me sentí muy orgullosa de ellos.

Espero que estas líneas te animen a arriesgarte a aceptar esa entrevista de trabajo aún con tus pequeñitos cerca ¡Vamos que sí se puede!